#Cantando

No me quedó más remedio que cerrar los ojos y flotar sobre el mar que antes me parecía divino y ahora se me presentaba traicionero. Los demás, mirándome desde el bote de donde había caído, aguantaban la respiración.